Dirigido por: Carol Salazar

La Educación Física trabaja el movimiento del niño por medio de la psicomotricidad, que es la acción pedagógica y psicológica que utiliza los medios de la Educación Física para realizar y mejorar el comportamiento del niño. Por ejemplo: La coordinación, el equilibrio, patrones motores básicos (correr, saltar, trepar, etc.)

Este taller se realiza una vez por semana con una profesora especialista y el apoyo de las tías y su objetivo general es. Mediante un programa de ejercicios físicos y creación de hábitos de vida saludable, desarrollar en el niño sus cualidades psicomotoras, psicológicas, sociales y valoricas, apuntando al crecimiento integral del niño, mejorando de este modo su calidad de vida.

 

Durante los meses de Enero y Febrero se realiza clases de natación con la finalidad que el niño aprenda a flotar, a respirar y a deslizarse en el agua, por medio del nado simple.

Dirigido por: Franca Scianca.

Este taller se realiza una vez por semana y pretende reforzar todos los valores de los niños (adecuados a la Unidad en que están), a través de conversaciones, narraciones, cuentos, etc.

Es sabido que el poder de abrir mundos que tiene la palabra escrita y verbal es inimaginable, por eso acercar al niño al mundo de la fantasía, al de la aventura, al de las ideas, de la ciencia, los viajes… le permite permite alcanzar logros concretos y llevarlos a la realidad, adecuando obviamente los objetivos acorde a los intereses y edades de los niños de los diferentes grupos del Jardín.


Dirigido por: Loreto Valjalo de Ramón.

Integrante de: Grupo de Música Infantil Zapallo.

Educar a la luz de la creatividad se hace “indispensable”, la música es una de la disciplinas que nos ayuda en este proceso, por eso tiene una gran presencia en nuestro proyecto educativo.

El taller de Música se realiza una vez por semana y los niños tienen la posibilidad de explorar su mundo a través de instrumentos principalmente de percusión, canciones infantiles, juegos rítmicos y muchas actividades tendientes a educar el oído y el gusto estético y desarrollar sus capacidades rítmicas y melódicas, además de su sensibilidad y expresión.

Acercar al niño a la música es una tarea muy fácil de lograr y les entrega una riqueza inimaginable en el área del lenguaje, la memoria, la imaginación, la fantasía, la efectividad entre muchas cosas.